28 dic. 2011

LACONSTRUCCIÓN SOCIAL DEL XOLOITZCUINTLE MODERNO. PARTE IV


Por: Marco Antonio Hernández
Centro de Investigación y Docencia en Humanidades del Estado de Morelos. Doctorado en Antropología.




El ecosistema

Parte de las hazañas del xoloitzcuintle como héroe cultural se asocian al presuntamente hostil ambiente al cual fue relegado y donde tuvo que sobrevivir tras la Conquista. Su condición “rural” entendida como menos favorable en oposición a lo urbano-civilizado denota un centralismo propio de las sociedades complejas. No obstante, el ambiente en el que el xoloitzcuintle sobrevivió de hecho provee condiciones ideales para su supervivencia.

Las primeras expediciones realizadas por los pioneros de la raza obtuvieron xoloitzcuintles de la Cuenca del Río Balsas. Posteriores hallazgos de xolos en condiciones “rurales” permiten sugerir su distribución en la vertiente del Pacífico, desde Nayarit hasta Chiapas. Este patrón coincide con la distribución de la selva baja caducifolia (SBC). Esta vegetación forma una franja costera y únicamente en la Cuenca del Río Balsas penetra en el continente de manera considerable, principalmente en los estados de Morelos, Guerrero y Michoacán. La selva baja caducifolia alterna periodos de sequía extrema con una temporada de fuertes lluvias y crece a una altitud máxima de 1500 metros sobre el nivel del mar.

Se realizaron observaciones cualitativas en localidades de la Cuenca del Río Balsas en los estados de Morelos y Guerrero. Históricamente, en esta cuenca, los xoloitzcuintles “rurales” proceden de Guerrero y Michoacán. Se incluyeron localidades morelenses debido a que forman parte de la misma región natural, no se conocían observaciones sistemáticas en esta zona y además la constante migración de Guerrero hacia Morelos acarrea no solo gente sino también a sus animales.

Algunos pueblos, como Arcelia, referidos como tales en el pasado ahora son pequeños centros urbanos. No obstante, sigue siendo posible afirmar que la mayoría de los núcleos poblacionales son pequeños y la principal actividad económica es la agricultura de temporal. En los sitios donde se detectaron xoloitzcuintles sin pelo, éstos forman parte del entorno y no causan mayor asombro entre la población, excepto por el hecho de que son considerados medicinales. Los perros en general son libres de vagar y no parece haber un estricto control sobre su reproducción, aunque hay casos excepcionales donde sí se controla reproducción y movilidad. En el presente, no es posible asegurar qué poblaciones son ancestrales y cuáles no. Incluso en localidades de Guerrero se hallaron relatos de haber conseguido los perros “en México, ya que se habían acabado y fuimos a buscar más”.

La razón para poseer xoloitzcuintles suele relacionarse con el parentesco humano: algún ancestro los tuvo en el pasado y se transmitieron como parte de la herencia o bien se extinguieron, pero se recuperaron de otro sitio dentro o fuera de la localidad. Los cachorros se venden en ocasiones, pero lo más usual es que se les regale. En ocasiones, los perros mueren o sufren accidentes súbitos y se pierden de una unidad habitacional, pero el constante movimiento de los cachorros asegura su permanencia en la comunidad. Es notoria la presencia cada vez mayor de perros de otras razas, que sustituyen o se mezclan con los perros locales, fenómeno que se incrementa conforme la aculturación se intensifica. Esta tendencia pone en riesgo cada vez mayor a la ya de por sí perturbada población de xoloitzcuintles de la Cuenca del Río Balsas.

Los perros nativos de estas zonas típicamente presentan pelaje corto y tonos uniformes en amarillo, café y negro. También se observó el patrón negro y fuego. Las orejas suelen ser erectas o semierectas. Algunos perros son notoriamente producto de cruce con otras razas, pero aparentemente el ambiente impone una selección hacia fenotipos mesomorfos y de tipo primitivo (lupoide). Los pocos xoloitzcuintles sin pelo observados presentaron piel oscura y orejas erectas (Ver Figura 4). Los perros obtienen su alimentación directamente en sus casas, como oportunistas y en ocasiones como predadores menores al aventurarse a la naturaleza por periodos cortos. La mortalidad de los cachorros parece ser alta.

Independientemente de la “originalidad” o no de los xoloitzcuintles actuales en toda la Cuenca del Río Balsas, de la analogía etnográfica se infiere que en el pasado remoto hubo intercambio genético entre los perros desnudos, sus familiares con pelo e incluso otras poblaciones caninas. Además, la semi-dominancia de la mutación es tal que fácilmente puede ser transportada a cualquier otra población canina. Por lo tanto, sustentar la definición de esta raza o población en la desnudez no resulta un argumento sólido. En vez de ello, es posible afirmar que la definición correcta de esta población debe partir de su condición como perro tropical de tipo primitivo, siendo la forma natural la variedad con pelo y además se presenta una variedad desnuda característica.