28 dic. 2011

LACONSTRUCCIÓN SOCIAL DEL XOLOITZCUINTLE MODERNO. PARTE VI


Por: Marco Antonio Hernández
Centro de Investigación y Docencia en Humanidades del Estado de Morelos. Doctorado en Antropología.



Conclusiones

En el año 2007, la variedad con pelo del xoloitzcuntle fue aceptada oficialmente por la Federación Canófila Mexicana terminando así la negación oficial de este animal. La decisión se tomó siguiendo el creciente conocimiento científico. Esta acción es coherente con las visiones postmodernas asociadas a principios de igualdad y no discriminación así como con la protección animal. Sin embargo, la visión nacionalista previa no ha desaparecido aún y existe un proceso gradual de abandono de sus prácticas e ideas. El xoloitzcuintle puede seguir siendo receptor de orgullo y simbolismo nacional, pero ahora desde una perspectiva enriquecida y sobre todo, afín a la cosmovisión prehispánica.

Tal y como se afirmó desde el principio, la apropiación de la biota o sus componentes depende del sistema cultural. El contenido del xoloitzcuintle como símbolo nacional mexicano se disoció de la interpretación científica, la cual fue ignorada a favor de argumentos más satisfactorios relacionados con la idealización de la civilización azteca. El atractivo del mito moderno sobre el xoloitzcuintle se basa en el patrón del héroe cultural y su éxito se basó en procesos emocionales, culturales e incluso psico-sociales.

El xoloitzcuintle aún existe en su versión rural. Su ecosistema biocultural, tanto de origen como actual, se localiza en selva baja caducifolia de la vertiente Pacífica de México. El sistema se encuentra en proceso de cambio y se puede predecir su extinción a mediano plazo si no cambia la tendencia. El xoloitzcuintle se encuentra razonablemente a salvo como población doméstica debido a la existencia de una población urbana dentro de programas de crianza y que ahora retroalimenta en ocasiones el ecosistema de origen.

La dualidad puede ser considerada como la principal característica de la raza, misma que no puede ser entendida únicamente a través de la característica de ausencia de pelaje. En vez de ello, la definición puede partir desde el concepto de perro tropical de tipo primitivo. La raza fenotípicamente presenta dos variedades, lo cual es consistente con el mito prehispánico.

Los recuentos históricos presentados en los trabajos previos existentes sobre la raza requieren de ser complementados con un análisis antropológico en términos de análisis social así como de estrategias de conservación. Las observaciones cualitativas ofrecidas en este trabajo deben ser contrastadas con análisis cuantitativos.